Qué es y para qué sirve el Estudio Geotécnico y Topográfico

En la ejecución de cualquier proyecto de edificación, o de modificación de terrenos, hay asociados una serie de estudios como lo son el Estudio Geotécnico y el Estudio Topográfico (Levantamiento Topográfico) que son imprescindibles.

¿Qué es un estudio geotécnico?
Un estudio geotécnico consiste en una serie de sondeos y análisis que permiten obtener la información geológica y geotécnica del terreno, necesaria para la redacción de un proyecto de construcción.
Importante destacar que el estudio geotécnico se realiza previamente al proyecto de un edificio o de una vivienda unifamiliar y tiene por objeto determinar la naturaleza y propiedades del terreno, fundamentales para definir el tipo y condiciones de cimentación necesaria, nivel de apoyo, o el modo de excavación en el terreno de una futura construcción.

¿Por qué es necesario el Informe Geotécnico?
Los estudios geotécnicos nos permiten definir las dimensiones y la tipología del proyecto de tal forma que las cargas soportadas por estructuras de contención o generadas por las cimentaciones y excavaciones no pongan en peligro la obra estructural o generen situaciones de inestabilidad de las propias estructuras o del terreno. Por otra parte, un estudio geotécnico de calidad permite anticipar posibles problemas de construcción relacionados o no con el agua (profundidad del nivel fréatico,  filtraciones, erosiones internas, entre otros), determinar el volumen y la maquinaria adecuada para la obra, el tipo de materiales que han de ser excavados etc.

Qué contiene el estudio geotécnico
El resultado de ese análisis se concreta en un documento o informe geotécnico, que contiene:

Con los datos de campo y análisis, la última fase es la redacción de un documento o informe geotécnico final, en el que se recoge el contexto geológico de la zona de estudio, las propiedades geotécnicas de los materiales y las recomendaciones de diseño y constructivas.

En este informe se deben recoger los siguientes apartados:

  • Introducción: una breve descripción del proyecto que se va a realizar.
  • Objeto: el motivo por el que se hace el estudio geotécnico.
  • Descripción del proyecto: detalle del proyecto a llevar a cabo.
  • Trabajos realizados:
    • Antecedentes: se debe incluir un estudio de antecedentes y trabajos previos en la zona, incluyendo un análisis de toda la información disponible relacionada con la zona de estudio.
    • Cartografía geológico-geotécnica: reconocimiento de campo realizado. Se plasmará en un mapa, cuya escala dependerá del proyecto en cuestión.
    • Investigación geotécnica: se deberán recoger todos los ensayos in situ realizados.
    • Ensayos de laboratorio: el informe final con los ensayos realizados en laboratorio, describiendo las propiedades de los materiales existentes.
  • Recomendaciones constructivas: sobre la base de los datos obtenidos tanto en campo como en laboratorio, se indicarán las recomendaciones de diseño del proyecto a realizar, bien sea una cimentación de estructura, un talud o un terraplén, etc.
  • Recomendaciones preventivas para posibles problemas geotécnicos existentes en el futuro en la zona de estudio.

Estudio geotécnico y seguro decenal de la vivienda

Realizar un estudio geotécnico es clave y siempre aconsejable para luego poder gestionar y contratar un seguro decenal de la vivienda. El seguro decenal es un seguro de daños materiales obligatorio por ley que garantiza durante 10 años todos los daños producidos por vicios o defectos que afecten a la obra fundamental: soportes, cimentación, vigas, forjados, muros de carga y cualquier otro que afecte a la resistencia y estabilidad del edificio. Más información sobre el seguro decenal de la vivienda.

Conclusiones e importancia del estudio geotécnico

El objetivo final del estudio geotécnico es el de dotar a las partes implicadas en el proyecto constructivo de toda la información y recomendaciones necesarias para la correcta ejecución del mismo, reduciendo con ello el riego asociado a este tipo de obras.

El levantamiento topográfico y su relación con los estudios geotécnicos

El levantamiento topográfico no es más que un conjunto de operaciones que se lleva a cabo sobre el terreno con una serie de instrumentos habilitados para ello. Es la primera de las fases de la identificación del solar sobre el que va a edificarse. Vamos a hacer un repaso de esas etapas de forma general:

  • Levantamiento de planos: es la confección del plano, desde su proyección hasta el planteamiento de precios, que serán establecidos por metro cuadrado.
  • Replanteo de planos: en este paso se llevará al terreno la teoría que se ha plasmado en la confección del plano. En este caso hablamos de coste por metro lineal.
  • Deslinde: es la demarcación de los límites (o linderos) con las fincas colindantes.
  • Amojonamiento: consiste en el señalamiento mediante marcas físicas de los linderos de las propiedades.

La correcta realización de los pasos que te hemos explicado es esencial para evitar posibles problemas que puedan surgir en el futuro, como la incompatibilidad entre el diseño y el terreno o el incumplimiento de las normativas vigentes en lo referente a los límites entre las propiedades. Además, el levantamiento topográfico adquiere una importancia indiscutible justo antes de que inicies tu obra: las ordenanzas municipales exigen, generalmente, comunicar la fecha prevista para el inicio de las obras. Para esto último será esencial que el replanteo de los planos esté ya realizado.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin