El «open concept» o espacios abiertos

Si hay una tendencia dentro del mundo del interiorismo que sigue en pleno auge, es el “open concept” o espacios abiertos. Este estilo encuentra en la construcción modular un gran aliado, poniendo a la arquitectura al servicio de la decoración para crear grande espacios abiertos que huyen de la compartimentación.

Es inevitable que al hablar de este tipo de espacios, se nos venga a la mente la imagen de aquellas fábricas y talleres americanos reconvertidos en fantásticos lofts. Estos espacios se caracterizaban por la escasez de tabiques, por su luminosidad y por integrar ambientes distintos que se unían en armonía. No obstante y aunque se sigan conservando algunos de sus rasgos, éste estilo ha evolucionado y hoy tiene poco que ver con sus orígenes.

Tal ha sido su evolución, que hoy día no hace falta gozar de una nave o taller industrial, si no que el estilo se ha adaptado para poder ser usado en la mayoría de viviendas, incluidos los pisos.

Lo que se busca con la utilización del open concept es el máximo aprovechamiento del espacio, con evidentes beneficios en el uso diario de la vivienda. De este modo, eliminando tabiques eliminamos pasillos y otras barreras arquitectónicas innecesarias que solo quitan metros útiles a la vivienda.

A continuación os dejamos unas recomendaciones que, en nuestra experiencia ayudan a crear una buena distribución del espacio en un diseño “open concept”:

1- La cocina ya no es solo la cocina, ni el salón es solo el salón. La versatilidad de los espacios abiertos permiten crear espacios amplios que combinan ambas funciones y aún así, mantienen cierta independencia. Esta ventaja te ayudará a maximizar la funcionalidad de cada espacio. Además, así los ambientes se comunican entre sí y por lo tanto favorece la relación entre los habitantes de la casa.

2- Aprovecha al máximo la luz. Las cristaleras y grandes ventanales son el mayor aliado de éste tipo de casas. La luz natural fluye libremente a través del diseño open house, por lo que la sensación de amplitud es aún mayor todavía. Saca el máximo partido a la luz utilizando colores claros y neutros en la decoración.

3- El minimalismo encaja perfectamente con el concepto abierto. Usa una decoración sencilla, con líneas puras que encajen con los colores neutros para crear espacios elegantes y relajantes. Utiliza algunos accesorios coloristas y llamativos para poner un toque personal que refleje tu carácter.

4- Mantén la limpieza visual. Si utilizas los espacios abiertos, seguramente no puedas esconder el desorden cerrando una puerta, por lo que deberás mantener tu casa recogida para tener una visión de la casa al completo, ordenada y agradable.

Por último, solo nos queda recomendarte la construcción modular como base para crear una vivienda de concepto abierto, ya que debido a las características de éste sistema constructivo, no hay una mejor opción para construir un hogar espacioso y funcional.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin